miércoles, 13 de agosto de 2014

"Destinos compartidos", por Manuel Mata

El día que Nahuami Salassíe cumplió 18 años echó a andar sin mirar  atrás.

Salió de su poblado en el corazón de África, y cruzando sabanas y desiertos, salvando quebradas y ríos, llegó, con el único pasaporte del derecho universal a soñar, hasta el monte Gurugú en Marruecos desde donde se vislumbran las luces de neón de Ceuta.
-
Allí, en un oscuro alijar, esperó, cual pantera agazapada, el momento oportuno para saltar la valla.
Nahuami era jimba, la tribu asentada junto al lago Ambadi, cuyas mujeres tienen  -todas- los ojos verdes y la piel del color  -y el sabor-  de la melaza de caña. Allí, los hechiceros no  dan nombre a los recién nacidos hasta que tienen uso de razón, para que sea acorde a su carácter y personalidad.  Nahuami significa “mujer rebelde” y siempre, en las noches de luna llena, se preguntaba qué había más allá de las montañas que marcaban los límites de su territorio. ¿De dónde viene el Sol cada amanecer?
…………………………………
Aquella fría madrugada de marzo el guardia civil Nicolás Blázquez tuvo que doblar servicio en la frontera del Tarajal. Aceptó, ¡qué remedio! sustituir al compañero que a última hora sufrió un accidente doméstico que le impidió incorporarse al turno de mañana.

Por eso a Nicolás también le tocó custodiar y trasladar a Nahuami hasta el Hospital Universitario  para que los médicos curasen las heridas que las concertinas barbadas le habían causado en brazos y piernas. 
Y fue él quien en días posteriores  -de forma voluntaria y en sus horas libres- se encargó de retirar apósitos,  untar ungüentos y cambiar vendas.

En ese tiempo, ambos, al unísono, descubrieron la ternura, la complicidad, el deseo y el amor. En ese orden.
Hoy, en el umbral de un nuevo principio, conviven en un pabellón de la Casa-Cuartel,  tienen un bebé de 3 meses y están a la espera de que el cónsul de España en Sudán del Sur, licenciado Pérez de Letona, les remita “los papeles” para casarse.

Dios existe. Es la única respuesta convincente que encuentran a su destino compartido.

( Dedicado a Princesa, la bebé que llegó sola)
---
Imagen de www.vozpopuli.com

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Es la primera vez que hago un comentario y no digo mi nombre porque me da verguenza pero se me han saltado las lágrimas.

Anónimo dijo...

Si, Dios existe, y es el de los dos y con un solo nombre, abstracto,invisible e indivisible; sin propiedad, ni propietario de nadie; sin religión conocida pero real como la naturaleza misma.

Francisco Quiros Ocaña dijo...

Genial, Manolo te felicito

Anónimo dijo...

Aunque supongo que es una historia inventada encierra mucha sensibilidad.
Muy bonito y un canto de esperanza para tantos como lo pasan mal en Africa. ¿POrque los paises civilizados no hacen algo para remediar su situación?
¿Cuantos mueren en el camino?
Menos viajes al espacio y mas atencion aqui en la tierra.

Anónimo dijo...

Es cierto que Dios existe lo que pasa es que tenemos que verlo y no todo el mundo es capaz de verlo.
Aunque Mata se ha metido otras veces con la religión veo que como San pablo el apostol ha visto el camino y lo importante que es Dios en nuestras vidas. o por lo menos esta vez
Carmen

Anónimo dijo...

muy interesante el articulo. pero yo no creo en dios.
no creo que para ser generoso, bondadoso, solidario, tolerante, etc... tenga que creer en ningún dios, y mucho menos seguir a ninguna religión a las que considero totalmente dañinas para el ser humano.
saludos.

Anónimo dijo...

Que historia de amor más bonita. Yo quiero que me pase algo parecido a mi. !!!!!!
Susana