martes, 21 de junio de 2022

"Análisis carrilero Elecciones Andalucía", por Cristóbal Moreno El Pipeta

>>> Cristóbal Moreno Romero "El Pipeta" en buceite.com

ANÁLISIS CARRILERO ELECCIONES ANDALUCÍA

El pueblo habla y sabe lo que quiere. El pueblo no quiere extremismos, y controla los pasos intermedios de sus deseos. En el 78 comenzó a hablar con libertad a nivel nacional, y escogió un céntrico polítismo huyendo de dictaduras,  extremas derechas y extremas izquierdas; pese a que se supone dirigido en aquellos primeros años de la transición; aunque el pueblo no es inepto y se centró en lo más medianamente positivo, UCD , y aún se sigue centrando en un centralismo, aunque prueba a veces, con prudencia, otras opciones, y así desde entonces lo ha venido haciendo con el PP-PSOE, PSOE-PP.

Ahora con mayoría absoluta del PP, precisamente en una Andalucía minorista de señoritos y abundantemente asentada en el izquierdismo ¿Es el voto de la buena crianza?

- Diversos partidos de izquierda (supuestamente izquierda real) porque no se entienden tantos disparates respecto a anteponer o introducir en su política ciertos conceptos o ideas carente de una calidad política influyente o de cierta importancia para el bien social y/o natural:  no promulgan fehacientemente, o realizan, o defienden, la necesidad actual o del momento respecto a sus votantes, esto es: el obrero, el jornalero  el trabajador hasta nivel clase media, con relación al desarrollo de sus derechos y obligaciones.  Y al capitalismo industrial o al general, respecto a la dignidad económica, social, personal y familiar de sus subordinados que genere el bienestar de todos, lo que indudablemente influirá en el propio prestigio y evolución de la propiedad y por tanto de la empresa. La empresa no debe ser solo sus propietarios, administradores y/o dirigentes, la empresa han de ser todos para trabajar y para gozar de sus privilegios, e indudablemente, se ha de luchar para que esta no decaiga, pues ello repercutiría negativamente para todos, desde el primer escalón hasta el último. 

- En cuánto a la derecha en general, comenzó a democratizarse en parte desproporcional, pasado ya el euforismo de los primeros veinte años de positiva transición, que repercutió para bien en todos los niveles de la sociedad española con un auge y horizontes evolutivos pocas veces conseguidos de forma plural y conjunta (los grupos terroristas parecían creados por poderes ocultos como tropiezos para volver a caer en errores interesados del pasado -mucha sangre derramaron sin importarles demasiado-: cesaron cuando les pareció prudente las ideas preconcebidas hasta este nivel político estancado). Esta derecha, digo, quedó dividida entre un centrismo progresista y un fascismo retrógrado; media España se acogió a la más eficaz y positiva a sus intereses democráticos: un centro derechas admisible. 

Y el pueblo, con sus votos, sigue probando y retirando lo superfluo de ciertas políticas engañosas como ocurrió con Ciudadano cuando abandonó el centro y se marcó a la derecha, o con IU, que resultó no saber defender dignamente las siglas de su partido ni lo que debía de representar en esa soñada izquierda más dividida e ineficaz que nunca.

El votante no es ignorante, hoy no, el votante sabe jugar la partida, y los partidos quedan algunas veces  en tabla, otras veces pierden y otras ganan, dibujando un supuesto centro con las siglas PP o PSOE, como ahora, y castiga unas veces a unos y otras a otros -nivela la gota en el centro-, y es lo que ha vuelto a hacer en Andalucía, se ha inclinado más por un suave MORENO BONILLAS (prudente, reflexivo y juicioso) que aunque no ha hecho aún mucho por su Andalucía y sus problemas, a lo mejor lo hace mejor que SÁNCHEZ en toda España, y se le ha perdonado al Presidente de Andalucía, ante estos convulsivos tiempos de epidemia, crisis, y desvanes del inmortal capitalismo (más rico que nunca) que parece ser obra de "un nuevo orden mundial" que comienza crispando al miedo con toda clase de artimañas tan de extremas como una guerra europea (las otras no nos preocupan ni preocuparon demasiado, ni la hambruna ni la miseria ni la explotación del ser humano -así vamos, mundialmente hablando). Lo que sí nos debe de preocupar y ya, es esa pantalla impenetrable de lo que hay detrás de todo lo que está aconteciendo y pregonando tan intensamente por los medios de comunicación (como una ola come-cocos de interesadas situaciones extremas -avatares naturales que siempre han existido, y que el humano agrava en muchas ocasiones con sus propias y malvadas convulsiones de poder-), ahora a eso se le llama "NUEVO ORDEN MUNDIAL",  o así dicen, parece ser,  es posible, que ocurriera un acuerdo,  en aquella reunión de los más ricos y portentosos personajes de las grandes potencias mundiales un par de años antes del comienzo del Covid: que si China, que si Estados Unidos, que si Rusia, que si Japón...

En definitiva, las causas naturales naturales son, pero... ¿Qué hace el humano empeorándolo todo?

Bien, ya hemos votado, ya hemos analizado..., y ahora qué? 

¿Nos ha servido de algo todo esto?

Lo inevitable inevitable es, ¿pero tan inevitable es la reparación de vias de servicios, servicios sociales, el paro, las grandes fortunas, la pobreza, y el psicológico malestar?

¡La guerra de Rusia contra Ucrania tiene la culpa de todo y la culpable es Ucrania que no se deja vencer ni avasallar! ¿Y qué  pasa con el resto de las potencias? ¿Ayudan o se aprovechan? ¿Una nueva guerra mundial?

¿Se crean leyes y naciones para unir a los seres humanos o para separarlos más y que sigan peleándose entre ellos como una forma de equilibrar a la humanidad? ¿¡Y no se sabe inventar una ley que pare instantaneamente una guerra!? 

¡INCREIBLE...!

 ¡¡Qué tontos y malicioso somos!!

¡Negocio, todo es negocio y las guerras no son indiferentes sino un negocio más! -comentan-

Me reitero: los humanos no tenemos solución y la culpa es de la Naturaleza que así nos ha hecho de jodidos y mal intencionados,  con algunos rasgos de... ¿humanidad?

¡Puff!, menos mal que no he votado.

¿¡Y a quién iba, tan decepcionado, a votar!?

¿Hay alguien que pueda suavizar mi pesar, mi decepción en la política?

Deniego de la etimología: poli=ciudad y tica=gente, ciudadano,  y me inclino más por: poli=hablar mucho y tica=mentir al ciudadano, que es lo que más asiduamente ocurre, salvo raras excepciones de extintos y sacrificados idealistas, que al final son tomados como "ineptos" y no como "honrados y fieles ciudadanos".  Esto es: PT (información verbal, por no ser ético el menoscabo de minusvalidez en su traducción literal).

¡Si, si...!, un nuevo orden mundial donde los beneficiados serán siempre los de siempre y los perjudicados los que están abajo desde siempre...

6 comentarios:

Paloma dijo...

“El pueblo habla y sabe lo que quiere. El pueblo no quiere extremismos, y controla los pasos intermedios de sus deseos”

No siempre es así: Hitler llegó al poder a base de ser el partido más votado en las elecciones.

Hoy en día, los abusos de regímenes autoritarios no importan mucho a los votantes, si las democracias no saben estar a la altura de las circunstancias, el ejemplo lo tenemos en Filipinas con la victoria de Ferdinand Marcos. El problema es saber a qué altura de restricciones quiere poner el pueblo a su democracia.

La España del 78 puso a la Constitución un nivel de libertades a la altura de las circunstancias democráticas que se podía tener en un ambiente dictatorial. (Las Cortes de 1978 eran Franquista) después de 50 años las circunstancias de España son muy distintas (Las Cortes de 2022 son democrática), pero mantenemos las mismas libertades mínimas de esa Constitución dictatorial.

Mirlo Blanco dijo...

50 años después de «(Las Cortes de 1978 eran Franquista)» nos encontraríamos en 2028: Regreso al futuro.
En la dictadura franquista no había Constitución ni dictatorial ni democrática. Simplemente no había Constitución, solo había un régimen dictatorial: «El Movimiento».
¡ESPAÑA ES UNA Y NO CINCUENTA Y UNA!

Paloma dijo...


Estimado fans: cuando comento fechas banales, no soy muy estricto en ellas, la suelo redondear, tampoco tiene mucha importancia. En este caso qué diferencia hay de poner 50 años que, poner 47 años 8 meses y 2 días. Cómo el que consume manda, le haré caso.

Estoy de acuerdo cuando dices. En la dictadura franquista no había Constitución ni dictatorial ni democrática. Simplemente no había Constitución, sólo había un régimen dictatorial: «El Movimiento».. Pero como lo que escribes es de Perogrullo, sin aportar nada, te voy a describir ese periodo que se llamó la Transición democrática, creo que será algo más aclaratorio que decir: En la dictadura franquista no había Constitución ni dictatorial ni democrática. Simplemente no había Constitución, sólo había un régimen dictatorial: «El Movimiento». Que más bien parece una adivinanza, cuya respuesta es ¡La gallina!

No debemos confundir los periodos preconstitucional y postconstitucional, con las cortes franquistas, con el Congreso de los Diputados.

Cómo este comentario te puede ser de gran ayuda, lo voy a escribir con fechas exactas, aunque para los demás mortales, no creo que saber el día y el mes les sean muy importante.

Desde la muerte del dictador (20 de noviembre de 1975) hasta que el BOE publicó la Constitución (29 de diciembre de 1978) se llamó periodo de transición. Este periodo que duró 13 meses y 9 días (Mirlo si falta algún día, me perdonas) se dividió en dos partes (las dos partes fueron anteriores a la Constitución (preconstitucional)pero la primera fue franquista y la segunda fue democrática (pero también preconstitucional.

1º Periodo. Cortes franquistas. - Desde la muerte del dictador hasta la aprobación de la Ley Fundamental para la Reforma Política (15 de diciembre de 1976) en ese periodo estaba las Cortes franquistas, con su forma dictatorial para elegir a sus componentes, que no viene al caso de explicar, pero no se votaba.

2º Periodo. Congreso de los diputados. – Con la ley de la Reforma (BOE del 4 de enero de 1977) se elimina las Cortes franquistas y con las elecciones del 15 de junio de 1977 se crea el Congreso de los diputados. Pero todo este periodo fue preconstitucional (anterior a la Constitución). Todos los acontecimientos que ocurrieron después del 29 de diciembre de 1977 fueron posconstitucionales.

Estimado fans, ha sido un placer, un poco largo, pero como a ti no te importa.

Paloma dijo...

Tantos números me marean, corrijo el error.-
El periodo de transición abarca desde 20 de noviembre 1975 al 29 de diciembre de 1978 que duró tres años un mes y nueve días.
1º periodo anti democrático.- duró 1 año y 25 días, corresponde al primer periodo "Cortes franquistas", desde 20 de noviembre de 1975 al 15 de diciembre de 1976.
2º democrático.- desde 15 de junio 1977 que se realizan las primeras elecciones democráticas para el Congreso de los diputados, hasta el 29 de diciembre de 1977 cuando se aprueba la Constitución.
Resumen: Desde la muerte del dictador hasta la aprobación de la constitución hubo dos periodos, uno dictatorial y otro democrático pero ambos fueron preconstitucionales.

Mirlo Blanco dijo...

Repito mi respuesta, que parece que no es publicable la verdad.
La Constitución española se crea el 31 de octubre de 1978, el 6 de diciembre de 1978 se ratifica y entra en vigor el 29 de diciembre de 1978.
Eso es de EGB.

Paloma dijo...

Estimado fan, un pequeño consejo, los lectores pasan de fechas, les gustan más las anécdotas y recuerdos que les puedes contar que, poner números y fechas.

Sobre la Constitución tengo un montón de recuerdos y anécdotas cuando se aprobó en el Parlamento, cuando el Rey la firmó y cuando el pueblo la votó, ahora, para no ser pesado voy a contar las que recuerdo cuando se aprobó en el Parlamento.

Nuestra Constitución es super machista, fueron 7 hombres quienes fueron los ponentes, llamados los 7 padres de la Constitución, no hubo ninguna madre y en su redacción se echa de menos la sensibilidad de la mujer. Es tan machista que, después de cerca de 50 años las mujeres siguen luchando por sus derechos no recogidos en la Constitución; ejemplo: la paridad en los cargos públicos, en los sueldos al mismo trabajo …etc.

Otra anécdota es sobre nuestra querida derecha y de nuestra bien amada súper derecha, las dos no votaron a favor a la Constitución y ahora se rasgan las vestiduras defendiéndola.

Se aprobó con los votos afirmativos del PSOE, PC, UCD el PNV se fueron del Parlamento para no votar, CIU los catalanes votaron sí y años después han traicionado a su propio voto con “la independencia catalana”. Pero lo que hicieron la derecha y ultraderecha no tiene perdón y ahora quieren ser los defensores de algo que no aprobaron.

Alianza popular (AP) mandada por Fraga el padre y creador del ahora Partido Popular (PP) unos votaron en contra y los demás, incluido Fraga se abstuvieron y ahora son los clientes asiduos al Tribunal Constitucional denunciando todo aquello que huela a innovador al Tribunal Constitucional para que no salga. Una constitución que no se renueva, es rancia, conservadora y antiprogresista. La derecha siempre ha tenido la hipocresía por bandera. Otro día cuento otras historietas de esas fechas.