lunes, 10 de mayo de 2021

"Once años ...", por Gonzalo Polo

>>> Todos los artículos de Gonzalo Polo en buceite.com

ONCE AÑOS ...

Once años llevo en Jimena intentando que me devuelvan la cartilla de la Seguridad Social, cartilla que me quitaron por estar mucho tiempo desempleado, en aquellos tiempos en los que el neoliberalismo de Pepemari era mayoría absoluta.

Once años en los que no he usado la Sanidad de todos, a excepción de dos veces que les pedí que me extrajeran un cuerpo extraño, que impactó en mi ojo mientras cortaba hierro, siempre en el mismo ojo, en el derecho (puta derecha...).

Hoy recibo un mensaje de la Comunidad de Madrid, área de Sanidad, para que me vaya a Villalba y que me chuten, a mí que soy tripanofóbico, y que quieren que traspase la frontera de Andalucía, que está cerrada al resto de ¡¡ESPAÑA!! para ir a eso, a chutarme algo que ni coloca y que además da miedo por lo que nos cuentan.

Con tanto estrés me ha venido un dolor de cabeza que me tiene asustado, a mí que no me duele nunca ninguna de las cabezas. He escuchado que si te duele mucho la cabeza cuando nunca te dolía, lo mismo tienes un trombo y no es que me preocupe demasiado palmarla por un trombo, pero salir en las noticias tampoco es que me haga mucha ilusión y más aún sin haberme vacunado.

En fin, que me he disipado y lo que les quería comentar es que me quedo sin vacuna y luego me van a señalar por la calle. ¿Qué hago? ¿Voy a Madrid a vacunarme? ¡Soy rojo! ¿Y si me encuentro con alguna ex? Como decía mi querido Manuel Culebra ; ¡qué vida más intensa!

¡Jodel, Malibel! Si lo llego a sabel, no me hago viejo.

12 comentarios:

E. Alonso dijo...

Gonzalo, no entiendo cómo puede haber una persona en esa situación: Si no tienes derecho a la cartilla sanitaria, si tienes derecho a tener tu tarjeta sanitaria. Sobre la salud, no se tiene que pedir favores.

El derecho a asistencia sanitaria para las personas que se encuentran en desempleo. Nos dice:
La ley extiende la asistencia sanitaria pública gratuita a quienes no estén cotizando, pero “han agotado una prestación o subsidio de desempleo“.

Así pues, desde enero de 2012 el sistema funciona en cuatro tramos:

A)Cuando un trabajador se queda en paro y recibe del INEM (SEPE) una prestación contributiva por desempleo, se cotiza a la Seguridad Social y tiene asistencia sanitaria como el resto de trabajadores.

B) Mientras se cobra un subsidio o ayuda por desempleo ya no hay cotización a la Seguridad Social, pero desde 2009 se garantiza por ley el acceso a las prestaciones sanitarias.

C) Para el desempleado que ha dejado de cobrar prestaciones o subsidios entra en juego la extensión del derecho de asistencia sanitaria, que estableció la Ley General de Salud Pública a partir de enero de 2012, siempre que se mantenga inscrito como desempleado en la oficina de empleo.

D) Las personas desempleadas que no cumplen la condición de “haber agotado una prestación o subsidio por desempleo”, por ejemplo, un estudiante mayor de 26 años que nunca ha agotado una prestación, o alguien que nunca ha trabajado o que lo ha hecho, pero sin cotizar lo suficiente para cobrar el paro.

En estos casos hay dos opciones para acceder a la asistencia sanitaria : la tarjeta sanitaria para personas sin recursos o pasarse como beneficiario a la tarjeta de un familiar.

Creo que tú estás en el apartado D, entonces:

D.1) La tarjeta sanitaria para personas sin recursos.
Las personas que no puedan acceder por ninguno de los requisitos anteriores y tengan nacionalidad española o de algún Estado miembro de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo o de Suiza y que residan en España y los extranjeros titulares de una autorización para residir en territorio español, podrán recibir asistencia sanitaria como asegurados siempre que no tengan ingresos superiores a cien mil euros anuales, ni cobertura obligatoria de la prestación sanitaria por otra vía.
“La tarjeta sanitaria para personas sin recursos es la vía por la que algunos desempleados mantienen su asistencia médica cuando no pueden acceder a ella de otro modo”
D.2) Pasar a depender de la tarjeta sanitaria de un familiar asegurado

Gonzalo, si vas al Centro de Salud de Jimena, estoy seguro que te arreglan tu problema y por supuesto que te vacunan.





Anónimo dijo...

Es más cómodo no pasar por la burocracia que desgraciadamente todas y todos hacemos, cuando tenga un problema que me lo solucionen y además me puedo quejar de lo mal que están las cosas.

E. Alonso dijo...

Estimado 3,24.
Tienes toda la razón, menos en el tema de la salud. En una sociedad humanitaria y social, no puede ocurrir estas cosas. Todos, absolutamente todos, debemos de estar cubiertos legalmente. La salud es un derecho Constitucional (Capitulo tercero art. 43)y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos este derecho viene desarrollado en el Artículo 25.

El servicio de salud debe de cuidar que nuestra salud sea la mejor posible y la burocracia tiene que ser mínima y posterior al servicio. Sean quienes sean, incluidos los inmigrantes sin papeles, no digamos un español. Todos tenemos que exigir que ese derecho se cumpla.

Gonzalo Polo dijo...

Es más cómodo acusar sin tener ni idea y escondido en el anonimato. Al menos, como verás no les estoy costado ninguna pasta a ustedes, ya que no uso los servicios sanitarios, ni tomo medicina alguna.

Anónimo dijo...

Sr Polo sin ponerse la vacuna ya tiene usted ahí los efectos secundarios, por lo del dolor de cabeza...
Haga caso a los “expertos” y vacúnese que dicen que eso solo se da en un caso de no sé qué cuántos...¿Le va a tocar a usted?.
Y para el dolor de cabeza existen varios remedios unos más convencionales que otros, usted seguro que los conoce... Entre ellos el Paracetamol.
Saludos y a cuidarse.

Gonzalo Polo dijo...

No tomo ningún medicamento y menos aún me dedico a ir Centro de Salud. Si acepto la vacuna es por responsabilidad social, porque no tengo ningún interés especial para hacerlo, y por supuesto que no le tengo ningún miedo. No pretenderá usted que yo me acerque al médico cada vez que me duela una pestaña.

Anónimo dijo...

Sr Polo no pretendo nada, creo haber leído en su artículo que tenía un dilema con que hacer respecto a la vacuna,(¿que hago?) y solo le he dado mi opinión.
Usted es libre de hacer lo que crea conveniente.
Saludos y a seguir cuidándose.

Gonzalo Polo dijo...

Claro que soy libre de hacer lo que crea conveniente, y lo que creo que es más conveniente, es velar por la libertad de quienes tengo a mi alrededor. Repito que no tengo ningún interés en vacunarme, que sufro de tripanofobia, un miedo irracional a la aguja, pero para que quienes me rodean tengan la libertad de moverse libremente y sin miedo a infectarse, no me queda otra opción que vacunarme; no por miedo a morir o sobrevivir, sino por responsabilidad social.
En cualquier caso, hay un dicho que funciona absolutamente:
«Quien no llora, no mama» —y yo he llorado lo suficiente en unos días, para resolver en poco tiempo lo que no he conseguido solucionar en once años de «burocracia», por mucho que cuente el listo del anónimo 3:24 p.m.
El próximo jueves recibiré mi vacuna aquí en Jimena, a pesar de que haya alguno a quien le joda.
Y vuelvo a repetir que lo hago por responsabilidad social, que yo no tengo miedo ni a la parca.

Gonzalo Polo dijo...

Quise haber escrito «burrocracia», pero la mierda del corrector, si no se está al loro, escribe lo que le sale del badajo.

Anónimo dijo...

Mi enhorabuena Sr Polo!!!
Hay un refrán que dice “ el que la sigue l consigue”
Saludos y que sea leve ( seguro que sí ).

Gonzalo Polo dijo...

Hoy jueves no me han podido vacunar, por falta de dosis. Mañana viernes me vuelven a convocar a las 15:30,que si no me mata la vacuna, puede que lo haga el golpe de calor que posiblemente me dé subiendo desde el ambulatorio hasta el barrio alto.

Gonzalo Polo dijo...

Pues me duele el brazo, lo veo todo verde con colorines —me dicen que es por la primavera — y lo de la WiFi gratis es mentira.