jueves, 28 de julio de 2011

"Un tanto desenfocado y torcido", por Gonzalo Polo

Ayer acudí a la jornada de cine y poesía en los XI Talleres por la Paz, en San Pablo Buceite. Talleres dignos de halago, pues no es corriente encontrarse con una semana de cultura y solidaridad en nombre de la paz, y menos aún en una población tan pequeña como San Pablo.
Pero ayer algo no funcionaba. Proyectaban sólo seis de los 52 cortos presentados al certamen y el proyeccionista, según Befa "un experto en fotografía y en las artes cinematográficas de La Línea y responsable del Taller de Fotografía", no sólo proyectó los cortos desenfocados, sino que además la imagen no era un rectángulo. Era un polígono trapezoidal y torcido.
Al sugerirle, un servidor, que arreglase el problema, algo muy simple, pues los proyectores digitales disponen de una aplicación en el menú que soluciona cualquier posible distorsión en la imagen, la respuesta fue que el mando a distancia se había perdido. ???!!! Lo único que hizo nuestro "experto fotógrafo" fue torcer más aún la imagen, y esto se podría haber solucionado si antes de la exhibición de los cortos se hubiesen dedicado tan sólo 10 minutos para preparar una correcta proyección. ¿Dejadez? ¿Torcedura mental? Y en estas condiciones tuvimos que ver, los pocos asistentes que éramos, los seis cortos seleccionados, inclinando la cabeza a un lado, o al otro, e intentando enfocar con la vista lo que con un simple giro del objetivo se hubiese conseguido. Y así terminamos, un tanto desenfocados y torcidos.
Antes de la proyección de los cortos, el ganador del Certamen de Poesía nos leyó el poema galardonado con el primer premio de 600 €, y nos quedamos con ganas de escuchar a la segunda clasificada. Paco Ceballos, el galardonado en poesía, vino desde el Valle del Jerte, Cáceres, para recoger su premio. Le prometieron recogerle a su llegada a la estación de Jimena, cosa que nadie hizo. Intentó localizar algún taxi y al tercer intento decidió subir al hotel Casa Henrietta, en la calle Sevilla de Jimena, andando bajo un sol abrasador, que a la altura de la farmacia ponía el mercurio marcando 36,5º C. Un alojamiento que se tuvo que buscar el "agraciado", ya que San Pablo carece de establecimientos hoteleros. Al día siguiente nadie se acercó a recogerle de Jimena para que leyese su poesía en el Centro de Cultura y tuvo que cogerse un taxi para acudir a San Pablo. Una vez finalizado el acto, el reloj ya marcaba las 22:30 hrs., y nadie de la organización se le acercó a preguntarle por su regreso al hotel, aún a sabiendas de que a esas horas ya no funciona el servicio de taxis, ni en San Pablo ni en Jimena. ¿Dejadez? ¿Torcedura Mental? Y en estas condiciones lo encontramos, Melissa, gerente de Casa Henrietta, y un servidor, y lo llevamos a tapear al restaurante La Estación. Y así terminamos, un tanto desenfocados y torcidos.
Por último decir que nadie del nuevo gobierno municipal de Jimena se dejó ver por el acto cultural de ayer en los XI Talleres por la Paz. ¿Dejadez? ¿Torcedura mental? Y aquí me encuentro sentado en un bar de Jimena de la Frontera, redactando esta crónica, un tanto desenfocado y torcido.

No hay comentarios: